Scrivener. Literature & Latte

Excelente herramienta para escribir que, siguiendo una filosofía LaTeX, separa el contenido de un texto de su renderizado final. 

No probé la versión Windows, pero la versión Mac tiene un diseño agradable e intuitivo. La herramienta está destinada a escritores y aborda las dificultades clásicas que se tienen al escribir un texto, en particular una novela extensa. Permite gestionar fichas de personajes y lugares, organizar el texto en partes, capítulos y escenas (que se desplazan fácilmente), agregar archivos que se van recopilando para documentarnos (de las páginas web crea un snapshot, lo cual es muy útil), crear templates personalizados.


Screenshot (http://www.literatureandlatte.com/gfx/ScrivShots/screens2-std.jpg)

Para renderizar el texto se debe compilar. Es extremadamente sencillo crear una versión manuscrito para lectura, una versión final, una versión ebook... Las opciones de compilación son vastas y el formateo resulta relativamente simple, luego de pagar el inevitable derecho de piso que impone toda herramienta completa. Me ha sido realmente útil. Muy recomendable. Se encuentra aquí: http://www.literatureandlatte.com/

– o O o –
Javier CoutoJavier Couto (Montevideo, 1974) es narrador. En 2010 obtuvo una mención de honor por Voces (cuentos) en el XVII Premio Nacional de Narrativa “Narradores de la Banda Oriental”. Su novela Thot fue finalista del Premio Minotauro 2013 (Editorial Planeta). En 2014 obtuvo una mención de honor con su libro de cuentos Del otro lado, en el Concurso Literario Juan Carlos Onetti 2014 y la primera mención en el Concurso Internacional de cuentos Julio Cortázar.

7 comentarios:

Zeta dijo...

Bueno, inicié mi período gratis. Por ahora le comento que me parece un poco caro. Echo en falta herramientas cronológicas, las plantillas de lugares y personajes son más bien mendicantes.
No me doy mucha cuenta de para qué usarlo. Pero lo probaré un poco más. Igual, 40 pei es mucho para lo que es.

jahey dijo...

Me alegra saberlo. Tal vez sea un poco caro, sí, pero me pareció muy útil para escribir una novela larga que necesite mucha documentación o una tesis doctoral, por ejemplo. Me doy cuenta de hasta qué punto me habría facilitado la vida durante la tesis.

Las plantillas se pueden crear y adaptar. Yo personalicé una para personajes, porque la que trae por defecto me resultó demasiado austera. Lo de las herramientas cronológicas es posible que falte. ¿Qué funcionalidad buscás? El manual es una joyita (completo, conciso, bien hecho).

Zeta dijo...

Bueno, lo que pasa es que quiero usar el impulso de la novelería para redondear «La Fiesta», hacer algo con ella. Con las novelas siempre llego a un punto en que se me complica abarajarlas y ya son cualquier cosa.
Pero, por ejemplo, pongamos por caso, las biografías y la investigación podrían tener fechas asociadas o algún tipo de etiqueta temporal, y después poder elegir un momento y que el tipo te haga un rejunte de todo lo que tenés asociado a ese momento (en biografías de personajes, en escenas, en datos de la investigación, en lo que sea). O quisiera poder tener toda la historia en un tiempo lineal, y después, tener un control sobre la trama al reordenar escenas. Marcar hitos a los que quiero llegar, o por los que tengo que pasar y ver cómo estoy llegando allí. O poder ver los distintos hilos de la trama por separado (esto capaz se puede hacer con etiquetas). La verdad, ahora escribiendo, no sé bien lo que quiero. Lo que es cierto es que en el caso de «La Fiesta» no sé cómo meter toda la info que tengo en el programa (y salir ganando algo). Quizás está bueno subir todas las cartas allí, para verlas en una estructura arbórea y con resúmenes, aunque eso ya lo tengo en una tablita aparte. No sé. ¡Aunque sea podría tener un calendario perpetuo!

Zeta dijo...

Olvide comentarle que el viernes estuve en una lectura que realizó el escritor amigo de este blog, Horacio Cavallo, en "El Inmortal Libros". Una experiencia curiosa. Interesante. Estaré más atento a este tipo de cenáculos. Aunque no me pude quedar hasta el final y me perdí el plato fuerte.

jahey dijo...

Justamente Scrivener ayuda a organizarse, cada capítulo (y las escenas) admiten descriptivos y se puede jugar a reordenar fácilmente o rápidamente tener una idea del hilo de la novela. Con etiquetas se puede resolver lo de las subtramas. Para los hitos, está la noción de "estado" de cada texto y se puede, además, crear textos ficticios que luego no se integren en la compilación. Muchas cosas se pueden llevar en planillas aparte, por supuesto, pero tener todo en un solo programa me resulta más cómodo.

¿Cuál era el plato fuerte? Cuente.

Zeta dijo...

El cierre de velada estuvo a cargo de Felipe Polleri. Empezó un muchachito crespo que no recuerdo cómo se llamaba. Me gustó bastante lo que leyó. Después leyó Agustín Acevedo Kanopa, seguido de Horacio Cavallo y a la medianoche clavada (la hora precisa en que me refugio) arrancaba Polleri a la sombra de una lámpara vieja.

Javier Couto dijo...

Nota bene:

Lo he estado utilizando para escribir un guión y me resulta extremadamente útil. Tiene un template para guiones que acelera considerablemente el proceso de escritura.